Beneficios de la soja

Los productos de soja se fabrican a partir de semillas de una planta cuyo nombre latino es Glycina Maxima.

La planta, que pertenece a la familia de las leguminosas, mide unos 80 cm de alto y tiene vainas peludas que contienen de 2 a 5 semillas. Son semillas de soja. Para los productos Sojade, se utiliza la variedad de semillas amarillas debido a sus cualidades nutricionales y a su sabor.

La soja se cultiva desde hace casi 5.000 años en Asia donde sigue desempeñando un papel importante en la alimentación y ello desde una edad muy temprana. En Occidente apareció en el siglo XX. En Francia, las zonas de cultivo se sitúan principalmente en la mitad Sur del país.

Además de ser una planta respetuosa con el medio ambiente, la soja, gracias a su composición nutricional única en el mundo vegetal, es un alimento rico que representa una alternativa excelente para todos los que desean tener una dieta sana y equilibrada.

Son muchos los beneficios nutricionales de los alimentos de soja:

Proteínas de calidad

En el mundo vegetal, las proteínas de soja son las que presentan la composición más interesante, debido a que reúnen los 8 aminoácidos esenciales. Los alimentos de soja son una fuente de proteína excelente, complementaria a los productos de grano.

Grasas saturadas

Los alimentos de soja llevan pocas grasas saturadas (que suelen estar demasiado presentes en nuestra alimentación) y por otro lado aportan grasas insaturadas y polinsaturadas (incluyendo ácidos omegas 3), que nuestro cuerpo no sabe fabricar y de los que nuestra alimentación suele carecer. En la actualidad,  sabemos que una dieta baja en grasas saturadas contribuye al mantenimiento de niveles normales de colesterol.

Sin lactosa

Como todos los alimentos vegetales que no incorporan ingredientes derivados de la leche, los productos de soja son naturalmente sin lactosa, lo que favorece una tolerancia digestiva adaptada para las personas intolerantes a este azúcar.

Sin proteínas de leche

La soja constituye una alternativa para las personas alérgicas a estas proteínas.

Para ser equilibrada, nuestra dieta debe ser la más diversificada posible y rica en alimentos de origen vegetal. Consumir productos de soja es una forma fácil y sabrosa de añadir vegetales a la alimentación de todos.

Atención, no hay que confundir: Semillas de soja y “brotes (o gérmenes) de soja” son dos cosas distintas

Los “brotes de soja” que comemos en ensaladas o platos asiáticos son así denominados por error, dado que, en realidad, son brotes de frijol Mungo (también denominado “soja verde”). El frijol Mungo y la soja son dos plantas distintas que no presentan los mismos beneficios nutricionales. Los brotes de frijol Mungo ostentan valores nutricionales parecidos a los de vegetales verdes (bajo aporte energético, pocas proteínas), mientras que las semillas de soja son ricas en proteínas, llevan carbohidratos complejos y lípidos interesantes (pocos lípidos saturados que suelen estar demasiado presentes en nuestra alimentación).